Un momento en las edades de la Javi

Fuimos llegando en diferentes edades de la Javi. A mí la oportunidad se me dio el 2010, cuando era una de las chicas que vivía en el Espacio Limbo, aquella casa de artes circenses y teatrales en calle Cerro de Pasco.

En ese entonces, en aquella tranquila calle de Providencia, surgieron dos proyectos urbanos de vida comunitaria. Por un lado la casa Suena Vida, donde habitaban músicos y otros artistas; y por otro lado el Limbo, al otro lado de la muralla sur, donde habia circo y otras manifestaciones ligadas al movimiento del cuerpo.

Uno de los que vivía en Suena Vida era Guillermo Pimentel, “Chamo” para la Javi. Así lo recuerda: “fue nuestro primer acercamiento a lo que significa vivir en comunidad, y para mí fue un gran hito de la vida esa senda junto a la Japi, conviviendo como hermanos de otra sangre”.

Pero, ¿cómo surgieron esos proyectos? Chamo hace memoria: “eran proyectos independientes, primero fue Suena vida. Un día llegó a un taller de sikuri la Dani Gómez – “monguita” para la Javi-. Ella daba clases de tela y quería un espacio para desarrollar sus clases, y se encontró con el dato que la casa de al lado la estaban arrendando. se crearon buenas migas y fuimos desarrollando las “revoluciones” como encuentros culturales, en verdad era la actividad que unía a todas esas personas que estaban dando vueltas en esas dos casas. La Javi vivió en ambas.

Al recordar las “revoluciones”, Chamo hace referencia a los encuentros que, un domingo al mes, se realizaban en el Limbo. Era un espacio de compartir cultural abierto a las personas, en el patio de aquel lugar que, con su amplitud de espacio exterior, se presentaba como una ventana al cosmos, que adquiría las coloraciones ideales a la hora que en el revolución se empezaban a cebar mates, rolar tabacos y afinar guitarras.

Quizás muchos que llegaron después a la vida de la Javi tienen más frescos sus discos propios, pero no puedo dejar de recordar a la Javi como la chica que entonces cantaba, bajo ese cielo estrellado, en AbyaYala. Al sonar del reggae roots, Javi jugaba con su voz como un preciado don. hoy en día, con este proceso intenso que estamos co-viviendo con ella, resulta absolutamente conmovedor escuchar a la Javi en Lento:

 

Aunque hayan truenos sale a buscar

Te pongan frenos no pares ya

Es necesario, hay que elevar aquí

Consciencia natural

Por Juan Carlos Covarrubias (Caito)
*Si quieres escribir uno de los artículos del blog con reflexiones y vivencias con la Javi, escríbenos a cantoalajavi@gmail.com

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.